lunes, 13 de enero de 2014

Sube al barco de Paz y Bien


Querida Virgen de la Esperanza:
Hoy quiero agradecerte más que nunca lo que me has concedido. Ha sido un día increíble. ¡Ojalá todos fueran igual! 
Estoy con mis amigos, que son un poco ruidosos... Pero por mucho ruido que hagamos, tú hablas más fuerte, Madre, y puedo oírte aunque no lo parezca... LEER MÁS.