viernes, 17 de octubre de 2014

Gracias, Jesús, por don Julián

Puedes ver más fotos aquí
Un párroco siempre es un pastor, pero tratándose de un pueblo como Calasparra, ser párroco es ser el pastor de todo un pueblo.
Don Julián, a lo largo de estos 11 años de servicio a la parroquia de San Pedro apóstol, ha sido un padre, un pastor siempre dispuesto a servir a su pueblo.
Desde el colegio, nosotros hemos tenido la suerte de tratar con este AMIGO FUERTE DE JESÚS. De él hemos recibido lo más grande, la Eucaristía y el Sacramento de la Reconciliación. 
En la Eucaristía de  la fiesta de San Francisco de Asís, quisimos agradecerle a Jesús de manera especial su presencia entre nosotros y el testimonio de su vida. Después de estos años de ministerio pastoral en la diócesis de Murcia dedicará su vida al anuncio del Evangelio en Honduras.
¡Gracias, Jesús, por don Julián!
Acogemos también con gozo a don José Manuel, nuestro nuevo párroco.  Gracias, Señor Jesús, por darnos pastores según tu Corazón.